Travel Blog

On this place you will be able to read my adventures during different travels my wife and I have done through out the years. 

Spoiler alert: For now, Spanish version only.

Mi novia en un pozo se ha caído... - Parte 11

Tarde, muy tarde en la noche y con un cansancio considerable dado que hoy nos convertimos en Michael Phelps y casi nos salen branquias de tanto nado.. Y a pesar de eso hay historias que contar así que sin mas arranco derecho viejo.

Teníamos programado para el día de hoy EL paseo para hacer en esta zona de Galápagos. Visitar el famoso León Dormido o Kickers Rock. Un islote o peñón enorme, a unos pocos kilómetros desde la costa noreste de San Cristobal que prometía mostrarnos casi que el santo grial de la vida acuática aquí. Leones marinos, tortugas y cardúmenes de peces junto con tiburones de punta blanca y negra, tiburones tigre, tiburones martillo, y hasta quizás algún cetáceo. Prometía y mucho. Desayunamos tempranito y utilizando un taxi llegamos por la agencia que nos iba a proveer del paseo para levantar nuestras aletas y máscaras para hacer el snorkel. Unos pocos minutos mas tarde y ya estábamos embarcando en el muelle principal. De nuevo un pasaje internacional y una tribulación local con dudosas habilidades bilingues. Apenas subimos el capitán y su tripulación fueron presentados por el guía que era digno de un episodio entero en Peter Capusotto y sus videos. anbelibable!  

Nos pusimos en marcha por toda la parte noroeste de la bahía de Puerto Barquerizo y luego de un viaje que no duró mas de cuarenta minutos estábamos entrando en la paya de Puerto Grande. Una tranquila y cristalina playa turquesa rodeada de manglares y vida animal muy activa. Un muy lindo lugar para tirarse a tomar sol y hacer un poco de snorkel el que quisiera. No fue nuestro caso dado que decidimos acompañar al guía a que nos hiciera unas explicaciones de la zona y sus particularidades. A lo lejos, vimos a nuestra nueva amiga española,Ana (que coincidencia no?) que acababa de descender a la playa la cual estábamos a punto de abandonar nosotros. El resto del pasaje estaban probándose trajes de neoprene para mas tarde usarlos en buceo a realizarse en el Leon Dormido. Aquí vimos como un par sujetos luchaban contra los trajes para ponérselos, cual si fueran luchadores de lucha libre, tironeando y girando las prendas para hacerlas entrar a la fuerza. Y eso que no me vieron a mí ponerme el disfraz de morsa que traje para esta ocasión.

Playa Caleta de Sappho

Unos cuarenta y cinco minutos mas tarde aproximadamente, salimos para la famosa piedra en la mitad de la nada. Muy pocos minutos después estábamos prontos y haciendo la cola para que cuando nos tocara el turno, tiranos de bomba al agua y ahuyentar hasta las palomas del pueblo. Menos mal que hemos traído los trajes de Acuaman porque el agua esta bastante fría para lo que venimos experimentando estos últimos días. Casi todos estaban ya sumergidos en su experiencia de buceo cuando nos tocó a nosotros comenzar una nadada por el borde de uno de los piedrones que dar forma a este lugar. Apenas me tiro al agua y miro para abajo.. veo a un enorme cardumen de peces mas bien oscuros rodeando a una tortuga que estaba concentrada comiendo algas en la interminable pared vertical de piedra. Comenzamos siguiendo al guía por donde iba mientras recibíamos instrucciones de su parte y le contestábamos tratando de no ahogarnos en el intento.

De a poco fuimos recorriendo la pared de piedra encontrándonos con otros peces y algún que otro lobo marino que cada poco pasaba y nos relojeaba por el rabillo del ojo como diciendo..."mmm qué caramelos estén haciendo acá?.. quieren jugar conmigo???" Seguimos mas adelante y apenas al comenzar a doblar en lo que sería una esquina vimos dos muy lindas tortugas comiendo más algas y rodeada de peces de colores. El guía nos hizo la seña para que entráramos por un canal entre os dos peñones. El oleaje aquí era un poco mas fuerte y había que cuidarse de no golpear las paredes y que además estaba llenas de formaciones volcánicas muy afiladas. Hicimos toda esta vuelta buscando a los famosos tiburones que no habíamos podido encontrar aún.

Snorkel en León Dormmido

Nos preparamos y aprovechamos una ola entrante para nadar rápidamente y pasar el canal que de a ratos tenía agua bien cálida. Intentando solucionar un problema técnico que tuve con la cámara submarina y que hizo que me acordara de todos mis ancestros conocidos y los que no también, bajo aquellos piedrotes, me lancé a cruzar. Ana iba delante mío y por suerte pasó limpiamente. Yo me distraje un segundo para acomodar algo de la cámara y cuando quiero acordar veo que la ola que había entrado comienza a salir generando una corriente que me arrastraba en dirección a la pared que había que evitar. Por suerte nadé rápidamente y patalee como loco. Solo tuve que apoyar mi manita que terminó con unos raspones pero nada grave. Fue de los momentos con mas adrenalina del día... quizás no el último ;)

Continuamos nadando y ahora nos separamos de la enorme pared de piedras para adentrarnos un poco mas a mar abierto. Luego de mucho rato de búsqueda y desde la parte inferior de un cardumen enorme de peces bien oscuros finalmente apareció un lindo tiburón de punta negra de aproximadamente metro y medio de largo. Fue muy fugaz pero al menos vimos uno. Ya se aproximaba el fin de nuestra primer inversión y dado que el resto de los buzos ya habían retornado al barco, subimos rápidamente para comer un snack y reponer algo de energías. Los dados ya los tenía como pasas alvinas de lo arrugados que estaban. Nos dieron un té caliente para sacarnos el frío, media vueltita y una patadita en el traste para entrar al agua nuevamente. El recorrido ahora era en el otro sentido pero además rodeando la otra piedra mayor y a travez del canal mayor. La corriente era mayor y mas cálida. Condiciones ideales, según el guía, para encontrarse con los tiburones (de punta negra/planca/ o tiburones martillo). Pasamos una vez por el gran canal y otra vez por el menor que habíamos nadado mas temprano. Mucha vuelta pero finalmente pudimos ver dos lindos tubaraos de punta negra pavonearse a unos pocos metros debajo nuestro. Y los tiburones martillo? pa cuando che? Bueno... esos... busquen algún documental de la BBC o un lindo artículo en internet con buenas fotos.. porque lo que es nosotros, no lo vimos ni en figuritas.

Ya casi hora y media en el agua, en su totalidad, que las branquias era casi un hecho. Las condiciones del agua habían cambiado y estaba muy turbia además de bastante mas picado el mar que antes. El barco se fue arrimando suavemente y en cuanto pudimos nos subimos para tener un almuerzo tranquilo y reparador. Parece que la muchachada subacuática había tenido muy poco mas éxito que nosotros pudiendo ver únicamente un tiburón martillo a pocos metros y nada mas. La verdad que para ser un tour tan recomendado y demandado por la gente, no fue la gran cosa. Esperaba más y mis expectativas estaban bastante mas altas de lo que debieron ser. Lo cierto es que depende mucho de las condiciones de visibilidad en el agua y hoy San Pedro no ayudó mucho para que eso se diera. 

Mas tarde, al llegar al pueblo, decidimos tomarnos un taxi y volver por el hotel a dejar algunas cosas que estaban húmedas y volver a salir. En este último caso, con rumbo al Centro de Interpretación que hay en el pueblo para luego tomar el camino al Cerro Tijeretas. Una linda caminata para hacer lejos del mar, con un lindo calor intenso que retornó luego de casi tres días de lluvias casi que continuas. Fuimos subiendo y parando para sacar fotos o para lograr que las pulsaciones bajaran a menos de ciento ochenta que son las ideales para un humano mortal. Un par de miradores mas arriba y teníamos una hermosa vista del pueblo del lado izquierdo y otra mas linda del lado derecho, en una zona de Snorkel bien baja donde se veían desde lo alto un par de lobos molestando a la gente para jugar. Son bien como un perrito. Calculo que si le tiras un palito te lo trae o si le pedis que te traiga el diario te lo devuelve todo babeado. Unos divis los guachis!

Dimos unas vueltas por los senderos hasta que llegamos al muelle que veíamos desde arriba, donde vimos gente bañándose con los lobos. Estaba tentador para lanzarse al agua porque el calor que hacía si te pegaba el sol directamente era mortal. Estuvimos sacando fotos a la sombra y comenzamos a subir a otro mirador mas sobre una punta de la bahía. Además aquí existe una estatua de Darwin en conmemoración de su primer llegada a la isla. Supuestamente cuando visitó la zona, lo hizo llegando a muellecito que habíamos visitado unos minutos atrás y a unos pocos metros de la estatua. Después de un análisis pormenorizado de la figura del Don Carlitos, concluimos que menos mal que visitó hace mas de cien años el lugar y no lo hizo después, para poder ver lo que hicieron con su figura. Creo que el escultor es el mismo que hizo las figuras de Cavani y Suarez en Salto, pero luego de consumir varios litros de cervezas fuera de fecha. Mamita que espanto!    

Snorkel Point visto desde el sendero que llega al Cerro Tijeretas

Prácticamente a la vuelta de este mirador, vimos que había otro mirador mas pequeño que dejaba ver mejor el mar abierto con el Leon Dormido al fondo. En la entrada había un cartel que decía que el mirador estaba bajo condiciones no óptimas de su utilización. Nos acercamos y pudimos constatar que le faltaban un par de tablas en el piso pero el resto estaba bien. Nos acercamos y sacamos unas fotos, tratando de no meter mal la pata. Comenzamos a retornar y nos volvimos a encontrar con Ana, que venía haciendo un recorrido similar. Nos pusimos de charletas varias y cuando quisimos acordar escuchamos un grito que salía de las escalas normales. Un grito de dolor bastante verídico. En un segundo se te pasan miles de imágenes de que pudiera ser lo que estaba pasando, hasta que recordamos que acabábamos de ver pasar una pareja rumbo al mirador inhabilitado. 

Corrimos en esa dirección. Cuando llegamos vimos como la muchacha estaba sentada en el piso con su pié derecho completamente metido en el agujero de la tabla que faltaba. Se quejaba muchísimo. El novio o pareja, que no atinaba a nada, le preguntó que si estaba bien o no y ella en un amable inglés le contestó "nooo no vez que no estoy bien! si serás zopenco!". Anita, Ana y yo corrimos buscando ayuda con algún guarda parques que anduviera por la zona. Apareció una muchacha y un muchacho. A esas alturas ya habíamos sacado a la muchacha del pozo (y no.. no sonaban el tema de Los Abuelos de la Nada) y tratada de explicar dónde le dolía mucho la pierna. Lo curioso es que no era en la pierna ensartada sino en la otra. Aparentemente al caerse se dobló la pierna "exterior" y le dolía muchísimo. A todo esto, el novio seguía sin reaccionar y solo sostenía una mochila. Reaccioná botijaaa!!! Creo que precisa un par de cachetadas este muchacho. Volvieron los guarda parques que nos habían ayudado inicialmente y nos dijeron que ellos no se podían quedar pero que ya habían llamado al 911 y al servicio de emergencias del parque y que ya venían en camino.

Comenzaron a pasar los minutos y los minutos y nadie aparecía. La muchacha que ya había decidido tomárselo con la mayor calma posible, se había recostado en el piso y se había puesto música para calmar las ansias. Los tres ayudantes improvisados controlábamos que la ayuda supiera dónde estábamos. Corrían los minutos y nada che. Ya nos estábamos poniendo nerviosos porque el sol comenzaba a ocultarse y el camino de retorno si bien no era precario, era poco iluminado y angosto. Yo sugerí que si se animaba a pararse y caminar con una sola pierna, la podríamos ayudar a bajar muy lentamente. Aceptó la propuesta y la alzamos entre el novio y yó mientas las Anas cargaban el equipaje nuestro y el de ellos. Luego de hacer unos poco metros finalmente llegó la ayuda que por suerte había agarrado para cualquier lado. 

Comenzaron los procedimientos de inspección de la lesión y a atenderla con los elementos que habían traído para ayudarla: una caja de cartón de algún producto para el hogar y una tela. En ese momento pensé que estaba ante la presencia del McGyver ecuatoriano y que con eso iba a hacer algún dispositivo para que la lleváramos como en una camilla. o un potencial helicóptero de papel para sacarla rápidamente del área directo al hospital. Pues nada de eso. Iban a entablillarla con la caja de cartón y las ataduras con la tela que rasgaron e hicieron listones que posteriormente ataron a su rodilla/pierna mal trecha y su brazo/cuello. A todo esto, los enfermeros y sus ayudantes no hablaban ni una sola palabra en inglés, dado que la chica era estadounidense y querían transmitirle lo que iban a hacer. Algun voluntario en la sala? Nadie?.. bueno...ta entonces su amigable cronista y ahora devenido en traductor iba a tomar la posta. 

Intercambio cultural medicinal de por medio, comenzamos a trasladarla utilizando el conocido método de la silla hecha de brazos. O sea.. hicimos un nudo humano entre el novio maniquí y yo y la sentamos dulcemente sobre ellos (nuestros brazos y manos) para comenzar el descenso. Fuimos haciendo postas, intercambiando con los otros camilleros/enfermero cada pocos metros. La chica ya no era "tan bella y graciosa moza que lavó su ropa en un abedul" que versa la parodia de Les Lutiers. A cada paso el paquete pesaba cada vez mas y se nos resbalaban las manos. Ah! recuerdan que les comenté que hacía mucho calor no? Imagínense tres cuerpos abrazados y haciendo fuerza para bajar un cerro. No hay índice de humedad que pueda registrar ese pegote... Habremos hecho unos tres cientos metros de un total de ochocientos, quizás? Hasta que finalmente llegó la ayuda con la camilla indicada para bajar como en montaña rusa, cerro abajo. Estaban todos! El enfermero, los camilleros improvisados, las acarreadoras de mochilas, el maniquí, la enferma y luego los médicos del 911 mas otros ayudantes del parque. Seguimos el descenso y era como si fuéramos  en una procesión o una comparsa. Los de atrás éramos los negros lubolos y la de la contusión la reina del carnaval y la que iba arriba del  

carnaval. 

Finalmente, luego de un buen rato de asistencia y apoyo logístico, logramos llegar a la ambulancia que estaba esperando a la entrada del sendero. Nos despedimos medio a los ponchazos pero la muchacha, que ahora sabemos que se llama Lisa, nos agradeció la ayuda y apoyo moral que le dimos. Hace un par de horas me llegó un mail suyo que ya esta mejor y que lo que inicialmente le habían dicho que era una contusión o un esguince resultó ser una fractura múltiple de tibia! Nosotros para compensar el rato complicado que tuvimos y aliviar el stress, nos fuimos a tomar unas copitas con las Anas. Estuvimos de grandes charlas de viajes y otras yerbas. Fue un gran gusto haberla conocido y "divertirnos"un rato todos juntos. Somos unos jodones bárbaros eh!?

Sin mas y hasta mañana, nos leemos por este medio nuevamente o sino recuerden que si quieren tener mas novedades nuestras, no se olviden de subscribirse o chequear la cuenta de Instagram de una amiga que viaja con nosotros. Sigan a Julia la Llama: https://www.instagram.com/julia_la_llama/

Hasta logo manoletes!