Travel Blog

On this place you will be able to read my adventures during different travels my wife and I have done through out the years. 

Spoiler alert: For now, Spanish version only.

Donde manda capitan no manda marinero - Parte 7

Hoy nuestro día comenzó nuevamente muy temprano. Demasiado temprano dado la efectividad que tuvimos con esa madrugada al pedo. Me explico. Hoy temprano en la mañana cambiábamos de isla. De Santa Cruz, la mas poblada, a Isabela, la mas grande y volcánicamente activa. Para eso, hace dos días que compramos unos tickets de ferry o "lanchón saltador" que nos llevarían de una a la otra. El ticket decía que nos teníamos que presentar a las 6:45 de la mañana o a mas tardar a las 7 en punto, para abordar el barco. Coordinamos un taxi que nos pasara a buscar por el hotel a las 6:30. Nunca llegó. Junto con nosotros había dos muchachos y una muchacha que resultaron ser argentinos. La cocinera que nos preparaba el desayuno, ante la ignorancia de que alguien del hotel nos tenía que tramitar el traslado, salió ella solita a hacerle la morisqueta a cualquier taxi que se dignara a pasar por la avenida, a una cuadra de nuestro hotel. Por allá consiguió uno y le dijo que nos levantar y nos llevara al puerto. Llegamos a las 6:38. Hicimos todo el tramiterío (avisarle a un tipo que hacía rayitas como llevando el tanteador en un partido de truco que estábamos para embarcar) y comenzamos a hacer una cola... un poco lenta por así decirlo. Finalmente el barco que nos llevaría a tierras nuevas saliendo a las 7:30 de la mañana, zarpó a las 8:00 am. Como lo dije antes, nos hicieron madrugar al pedo!

Como ya he comentado en otro cuento, los traslados suelen ser moviditos, sobre todo porque depende mucho de las condiciones del mar. Si esta manso como agua de pozo o picado como pogo de Los Redondos. Hoy era una cosa en el medio, como Rapsodia Bohemia de Queen, ya que esta tan de moda nuevamente. Muy lento la cosa al principio y después se pone fuerte y animado. Al principio, íbamos surfando las olas como deportistas principiantes en la orillita. A los pocos minutos éramos el Mambo del Parque Rodó con una de Los Fatales. Se zangoloteaba de arriba para abajo y de costado. Súmenle a esto que el barco a diferencia de los de días anteriores, era todo cerrado. Cinco ventanas de cada lado de las cuales abrían solo dos por lateral. Mucha gente joven que se notaba que había tenido una noche ajetreada. Todas razones para creer que se iba a poner delicioso ni bien se comenzara a mover. Por suerte solo una muchacha se sintió mal unos minutos y nada mas. Recuerden que iba Ana junto a mí, y quienes mas la conocen saben que era gran candidata a llevarse el premio "malla de oro" en la especialidad gomitada. Para completar el cuadro, el capitán se ve que estaba estrenando marinero subalterno y tenía algunos detalles que coordinar con él. Me pareció percibir por el rabillo del ojo que no estaban teniendo un buen comienzo matutino.

Fueron casi dos horas de viaje y finalmente llegamos al reparo de la bahía de Puerto Villamil, metrópolis principal de Isabela. Un par de horas mas tarde comprobaría las dimensiones de tal metrópolis. La llegada a nuestro punto de anclaje fue un poco mas demorada de lo normal por múltiples razones. Por lo que pudimos observar, la entrada al puerto y el puerto en sí es a travez de unos canales que no estaban del todo señalizados. Además, el calado aquí era muy bajo y rocoso. El capitán le pidió a su subalterno que se fuera para la proa del barco y le fuera dando indicaciones para que el pudiera llegar al lugar de amarre. El capitán era un hombre cincuentón, en buen estado físico y de complexión mas bien grande. Al subirse al barco se tuvo que cambiar la remera por un buzo porque estaba todo transpirado de discutir o reclamarle al marino que hiciera las cosas bien o simplemente por la brisa cálida que nos rodeaba desde las 7 am. Andá a saber lo que le pasaba. El marino, muchacho joven de no mas de treinta años, pantalones con fundillos, championes tipo basquetbolista, musculosa y gorro con visera ancha y medio de costado. Todo la onda para estar tirando unos pasos y rapeando en las calles de Nueva York y viviendo de su voz. Nada que ver con un marinero cuyo capitán le apretaban los zapatitos y las medias le daban calor por cualquier cosa. Cuando comenzó a pedirle que le ayudara para entrar en puerto, que le diera instrucciones para esquivar las piedras y además lograr amarrar el barco a lo que fuera, mas o menos el diálogo fue el siguiente (leerlo con voz caribeña):

- Capitán dentro del barco : " Habla! habla!! dime que ve'! ? habla!"

- Marino : balbuceo ininteligible y hacía señas con su mano al agua y con la otra el cabo para amarrar el barco

- C: "Habla!... ahora ahí!... que ve? que vee!?"

- M: ... nada... señas... nada

- C: "Ahí ahí!.. ahora... salta negro... agárralo ahí!" (en referencia a un barco que ya estaba amarrado y querían usarlo como ancla.

- M: (juega a las estatuas... no se mueve.) 

- C: "Habla!... ahí ahí... Aprieta! Aprieta ahora!.. suelta!!!" (en referencia a que se había logrado subir al barco pero no lograba atar con exito el cabo... había que repetir la maniobra)

- M: (vuelva al barco a intentar amarrar de nuevo.)

- C:  "Afloja!.. afloja!... pero no taaanto!" (en referencia al in exitoso nudo para amarrar el barco)

- M: "Habla habla!..." (le estará hablando a Satanás? Porque grita así este hombre!?!?)

...

La maniobra prosiguió unos minutos mas hasta que finalmente logramos amarrarnos a algo fijo. Los barcos ya amarrados en el puerto y con capitanes colegas del nuestro aún a bordo, le gritaban de todo y se mataban de la risa. Nuestro capitán, finalmente agarró para el fondo y apagó el motor. Entre dientes le escuché decir ".. pero qué cosa!.. la maniobra se hace una sola vez y varias veces..." Re chupao el cristiano estaba. Solicitó varios taxis acuáticos para descargar el pasaje (nosotros) y las valijas. Mandó a su marinero experiente a descargar el equipaje para llevarse otra desilusión más. De a una las iba bajando y trabajando el doble. No le vi la cara pero calculo que por las señas que le hacía, le estaba dando la clase de como descargar o amenazándolo que si no mejoraba se volvía nadando a Santa Cruz.  

Luego de solucionadas las maniobras de descargue, conseguimos un taxi y llegamos a nuestro nuevo hotel. Muy sencillo pero lindo y en un buen punto. Ya a esta altura era cerca de medio día y como no habíamos desayunado, adelantamos el almuerzo. Comimos en un mini bolichún atendidos por tres veteranos y una doña, que a mi criterio eran todos cubanos por algunas pistas que había en el lugar. Pedimos pescado a la plancha y pescado a la milanesa con dos acompañamientos. No se como hicieron pero se las ingeniaron para traernos otra cosa y cobrarnos una combinación de todas las anteriores que tampoco era el precio correcto. Un mareo importante pero en definitiva comimos rico. Lo mejor de todo es que mientras esperábamos nuestro pedido escuchamos que le decían a varios de los clientes "ya les traigo la sopita de pescado" o sopa de lo que fuera. Vo'me estas jodiendo??? Pensamos que si nos venían a ofrecernos sopa caliente les íbamos a decir "no quiero sopa porque no quiero que se me desprendan las cejas y se me desfigure la cara del calor que hace afuera!". Que necesidad de pasarla mal comiendo cosas así en día tan fresco como el de hoy! 

Centro de Crianza de Tortugas - Isla Isabela

Salimos en búsqueda de un lugar para alquilar bicicletas. Nos fue bastante difícil de encontrar uno que estuviera abierto, dado que hoy es Domingo de Pascuas,  o que no cerrar en poco rato. Finalmente dimos con uno que reuniera todas las condiciones y salimos con dos birodados rumbo al Centro de Crianza Tortugas Gigantes Arnaldo Tupiza Chamaidan y a una laguna donde supuestamente se ven flamencos. Un fiasco la segunda porque nunca vimos nada mas que pastizales. El centro de crianza es muy parecido al que vimos en el Centro de Investigación Charles Darwin, pero aquí había tortugas mas pequeñas, que dicho sea de paso no pudimos ver. De cualquier manera vimos una especie distinta que vive principalmente en el Cerro Azul en un volcán de la zona. La diferencia principal es que tiene le caparazón enorme pero bien chato arriba. Como si le hubieran pasado una plancha por el lomo. Desconozco la razón por tal formación pero son así y parece que entre los doce hembras y seis machos que hay o algo así, ya tienen como doscientas prontas en el horno para nacer en breve.

El calor era insoportable como en otros días y queríamos ir inicialmente a un muro que hay hecho por ex presos de la isla hace ya bastantes décadas. Después de estar casi que hechos un repollo mojado de mormazo que era el día, decidimos cambiar de planes e irnos a hacer algo de playa a la Playa del Amor, en un punto intermedio del camino para ir a ver dicho mucho. Llegamos y era una mini playita. Llena de piedras negras volcánicas y manglares. Sobre las piedras dormían decenas de iguanas marinas asoleándose un poco. En los manglares cada dos por tres se posaban algún piquero de patas azules pero principalmente pelícanos que se pescaban algo cada dos por tres. No había mucho que hacer en la playa pero era suficiente para pegarse un tremendo chapuzón y sacarse todo el calor de arriba. Estuvimos un buen rato a la sombra de unos manglares petisos. Ya casi cerca de las cinco de la tarde y antes de que se viniera la lluvia que amenazaba en el horizonte, nos cambiamos  a la playa grande, a unos doscientos metros de la anterior. Ahí decidimos sentarnos y apreciar el bonito paisaje tropical que nos rodeaba. Cuando la pequeñas gotas ya se tornaban en gotones, decidimos emprender nuestra retirada de la costa y devolver las bicicletas. Ensopada mediante, mas tarde fuimos a cenar y hacer nono. Mañana tenemos reservada otra caminata que va a dar que gotear... perdón! qué hablar por los paisajes a visitar y bueno... quizás... por el calor que vamos a pasar. No te gusta la sopa... dos platos.. pero no caliente, puede ser?

Ta mañanita! Recuerden de subscribirse o chequear la cuenta de Instagram de una amiga que viaja con nosotros. Sigan a Julia la Llama: https://www.instagram.com/julia_la_llama/