Travel Blog

On this place you will be able to read my adventures during different travels my wife and I have done through out the years. 

Spoiler alert: For now, Spanish version only.

Alguien tiene un aire acondicionado que me mande por la COT? - Parte 3

Muchachada loca. Como va? Ya arrancaron las licencias, los que las tienen, para algún lugar del paisito o del exterior? Salen a aflojar el muñeco a algún lado? Eso si, recuerden! No salgan en turismo. Se los dice Pilán!

Hoy para nosotros fue bastante movidito, y lo digo figurada y literalmente. Muy pero muy temprano arrancó el día, con los primeros rayos del amanacer. 5:30 am sonó el despertador porque a las 6:45 nos pasarían a buscar para hacer el primer tour oficial en Galápagos fuera de la isla principal. A pesar de que el horario de levantada es relativo a algún meridiano de Greenwich interdimensional en el que la hora era mas bien a las siete y algo de la mañana, llegamos al puerto de la ciudad para unirnos al resto del grupo.

Dos ecuatorianas de Guayaquil, dos ingleses y dos uruguayos (nosotros) formaban parte del plantel a recorrer la Isla Floreana, ubicada al sur de Santa Cruz. Nos organizaron un poco, preguntándonos si hablábamos ingles o español, preferencias en el menú gastronómico y alguna cosa más, nos montamos en un taxi acuático y luego a la embarcación inter-islas.

Rumbo a Floreana

Unos minutos más tarde, ya estábamos en camino a Floreana. Al principio la navegación fue suave y muy placentera, con algunas gotas frescas de agua que volaban y se posaban sobre nuestros juveniles rostros y cuerpos torneados. Al salir de la protección de la isla y sus costas, ya la cosa cambió un poquito. Litros   de agua volaban para todos lados cada vez que "la embarcación" golpeaba las olas. Marejada que nos hacían mecer, a ésta altura brúscamente y los cuerpos ya no eran tan torneados pero más bien adoloridos de los golpazos que nos propinaba el barco, que iba a los saltos. Ahora entiendo que las escenas de Vicio en Miami donde Don Johnson conducía su lancha super rápida y chapoteaba por Key Biscayne en "La flórida"era todo chucu. Es imposible ir a los saltos con con un oleaje considerable y que no se te despeine el batido de cabello como tenía el. Nosotros ibamos despeinados, sacudidos y a apunto de alimentar a los peces con nuestro desayuno tempranero. 

Una de las ecuatorianas que avisó que precisaba una bolsita para contener algo de lo que se le pudiera salir porque según ella, era la doble de Linda Blair en el Exorcista. Anita miraba a la lontananza, a un punto fijo como tratando de hipnotizar el horizonte para no marearse. De tan concentrada iba de no "llamar a Hugo" iba dura como rulo de estátua. Tusán cuando hacía sus trucos decía "duro duro duro..."y Anita se lo había tomado al píe de la letra. Cuando ya nos encontrábamos a unos pocos minutos de llegar a la isla Floreana se dió cuenta que capaz se le había ido la moto con la rigidez. Se acababa de ganar un Perifar Flex disuelta en una Coca Cola para tranquilizarse.     

Casi dos horas de sangoloteo marítimo, nos dejó finalmente en el muelle de la primer isla colonizada del archipiélago. Actualmente viven menos de ciento cincuenta personas. Hay algunas opciones de hostales para quedarse pero muy poca cosa para hacer mas que ir a la playa a nadar con los lobos o tortugas y asolearse bajo un sol que te pega en el medio del marote sin posibilidades de zafar de él. Igual es muy interesante de visitar dado que hay una zona sobre la ladera de uno de los cerros (creo inicialmente formados por alguna actividad volcánica bastante antigua) que tienen criadero de tortugas. 

Criadero de tortugas en Isla Floreana

Hay un centro de conservación e investigación para determinar el origen de algunas especies de tortugas que hay en la vuelta y su conexión con sus antepasados y lugar de origen. Por ejemplo, parece que algunas de las tortugas que viven en esta isla no son originarias de aquí sinó de otras islas pero que por la actividad Pirata que existió hace siglos, se mezclaron. Parece que los piratas se tomaban unos caliboratos y usaban las tortugas para comérselas, venderlas o simplemente divertirse para luego tirarlas al mar. Como son tortugas de tierra no nadan, pero sí flotan como una boya, terminando en islas aledañas. Un mareo importante de bichos hicieron. Además están tratando de encontrar mas tortugas de la misma especie que el viejo George (la tortuga mas longeva que se tiene registro). El problema es que el tal George se peló con los quietos y esta complicado preguntarle de "m'ijo, de dónde viene uste?. Todas preguntas que intentan responder en las investigaciones aquí en Galápagos. 

Hicimos una breve visita a los criaderos de tortugas para luego hacer una recorrida por las zonas de los primeros colonos de las islas. La guía nos hizo unos cuentos interesante de los primeros habitantes conocidos, originarios de Irlanda, americanos y creo que hasta un holandés. Todos muy autóctonos. El calor en la parte alta de la isla como que había mermado un poco pero igual se sentía. Descendimos y sin darnos cuenta se nos había pasado toda la mañana, siendo la hora de almorzar. Lo hicimos en el veinti único lugar para comer en la vuelta un rico pollo a la niery, con arroz, ensalada de verduras y unos tostones muy ricos. El cielo estaba cada vez más cargado de nubes y sin darnos cuenta se largó un chaparrón. Tan extenso como dos minutos fue la vida de la lluvia para darle paso al sol y a un hermoso vapor que mamita los cabezudos! Insoportable. 

Por suerte la próxima actividad era hacer snorkel en la playa Lobería. No se si era las ganas de ver los bichitos de la zona o el posible avistamiento de tortugas marinas, pero salí como diablo que perdió el poncho, con la imagen mental de una playa con aguas transparentes y bien frescas para sacarnos el calor! Por suerte casi todo fue como lo imaginado. Después de caminar unos diez minutos bajo un sol acalambrante llegamos a una pequeña caleta llena de gente en el agua haciendo snorkel. La guía nos dió algunos lineamientos de cómo entrar al agua y hasta dónde ir y nos metimos de cabeza al agua. Divina! refrescante! Mejor imposible. El único problema es que la marea estaba alta y eso hacía que el agua estuviese bastante turbia, factor que nos jugaría en contra para poder ver claramente la fauna marina del lugar. Igual estuvimos casi una hora en el agua y vimos algunos peces interesantes y además varias tortugas marinas enormes. La correntada estaba fuerte en una zona pero después de remar un poco mas de lo normal, logramos salir y disfrutar unos minutos mas en la playa. 

Una de las cosas que nos comentó la guía es que no nos acercáramos a un islote frente a la playa. La razón era que había una hembra de lobo marino en celo que estaba hace días echada al sol esperando a su percanto. Como no aparecía se había puesto un poco... cómo decirlo... sensible a las molestias externas a su ambiente. Para resumirlo: una loca revirada que no le venía bien nada y no dejaba a nadie que se acercara a varios metros. Recogimos nuestros bolsos y demás y volvimos suavemente por la costa, pasando por la Playa Negra, formada por arena hecha de piedras volcánicas, para finalmente llegar al muelle y emprender nuestro retorno.

Snorkeling en Isla Floreana

Esperamos unos minutos y en breve zarpamos nuevamente a Santa Cruz. Aquí, quiero que me ayuden a preparar una receta infalible. Agreguen en un bowl "horas de sueño por levantada temprano". Pongan una tacita de "hace poco rato que almorcé". Una cucharadita de "nadé como loco buscando tortugas y la corriente estaba salada". Todo ponerlo sobre una base de "voy en lancha con una brisa agradable y además el motor zumba como mangangá sordo". Agregue sal y condimentos a gusto. Que queda? Una hermosa siesta comunitaria entre los que viajábamos, la cuál arrancó con unas cabeceadas que parecía que estaban jugando un partido de cabeza. Terminó 50 a 0 mas o menos. Anita cabeceó un par de veces de una manera tan vehemente, que si hubiera estado pescando calculo que había agarrado un tiburón ballena o algo mas grande de tamaño. Eramos una embarcación llena de entes que abombamos con el calor estábamos mas opas que de costumbre. Llegamos a puerto y seguíamos medios bobis del sueño que teníamos. Tan desorientados que casi pregunto a que hora sale el barco para cruzar a la Isla Gorriti. Que sueño por dio!! 

Como era medio tarde y medio temprano, decidimos patear suavecito rumbo al hotel, pegarnos un aguaso para bajar las temperaturas y volver a salir a dar una vuelta y luego cenar. Mañana nos toca otro tour a otra isla, pero por suerte no salimos tan temprano. La dejo por acá a la cosa y mañana proseguiré con las crónicas. Eso sí, si quieren tener mas novedades nuestras, no se olviden de subscribirse o chequear la cuenta de Instagram de una amiga que viaja con nosotros. Sigan a Julia la Llama: https://www.instagram.com/julia_la_llama/

Besitos pegoteosos del calor. Muack!