Travel Blog

On this place you will be able to read my adventures during different travels my wife and I have done through out the years. 

Spoiler alert: For now, Spanish version only.

Cuento del Martes 7 de Abril - Miyajima

Que dice la muchachada oriental? 

Acá nosotros con los otros orientales por todos lados :P. Hoy por lejos fue el día mas japonés que hemos tenido desde el domingo que llegamos. La razón se debe a que ademas de recorrer lugares japoneses como ya se imaginaran, sino que ademas le entramos a las comidas locatarias, todas en el mismo día! Paso a explicarles.

El hotel que estamos es bien. Linda ubicación, buenas instalaciones, habitaciones enanas; lo normal digamos. También cuenta con desayuno… al estilo japonés. O sea, nada de pan, nada de café con leche, nada de nada conocido. Hoy de mañana encontré té negro clásico. El café es negro pero a mi gusto es intomable. Anita se ha animado a entrarle al arroz, huevos revueltos, y otras verduras y preparados que para la gente de acá es normal. Yo soy muy gallego y dependiente de las harinas. Soy pocho de nacimiento. Que le via’cer! El asunto que algo hoy me anime a probar. Mas tarde arrancamos para la zona de Miyajima, una de las tantas islas que hay en la Bahía de Hiroshima. Ahí, no hay muchas opciones de comer cosas occidentales mas clásicas. Hay que apechugar y entrarle a lo japonés. Punto. Recorriendo encontramos un bolichun, un lugar de 3x3 que tenia linda pinta. Ahí comimos el “chicken fried seto” o para los amigos “Menú de pollo frito” que venia con unas verduras, arroz blanco, una sopa y algo mas que parecía unos gajos de naranja o mandarina, que supusimos que era de postre. El almuerzo estaba muy rico debo reconocer. Ademas, el lugar bastante tradicional. Brindamos con una copa de Hepamidas. (va foto)

O-torii de Miyajima

En esta zona de Miyajima, hay como una calle principal donde hay cientos de puestitos de souvenirs y comida. En estos últimos, el aroma que sale es exquisito… pero no se engañen. Hace dos años atrás, cuando vinimos a Japón por primera vez, descubrimos una especie de buñuelos que de aroma y pinta estaban buenísimos para luego descubrir que eran un asco. La razón? Estaban rellenos de una pasta violeta hecha a base de unos porotos que cultivan acá y le meten a todo. Para ellos será divino pero para nosotros un verdadero asco. Por esa razón, hicimos una buena investigación antes de hacer la inversión de la “merienda”. Finalmente encontramos unos que eran rellenos de crema y otros de chocolate. La verdad que esta vez si le embocamos porque estaban riquísimos!

Okonomiyaki

Por la noche, al retornar de ahí, decidimos ir a probar uno de los platos que aparentemente es tradicional de Hiroshima. Nos costo encontrar el lugar donde lo preparan porque a pesar de que es clásico, no o hacen en todos lados y ademas teníamos que adivinar los chirimbolitos de las letras y embocarle al restaurante. Teminamos entrando en un sucucho donde había varios puestos de hacían el Okonomiyaki este. Se ve que nos vieron con cara de susto que al principio nos ofrecieron que nos sentáramos en un lugar y después nos dejaron ir. La cara de susto se ve que era grande, jaja. 

Que es el Okonomiyaki? Basicamente es un lo que podríamos llamar “chivito japonés” o baurú nipon, a pesar de que acá le dicen “la pizza japonesa”. Porque? Bueno la forma de prepararlo y los ingredientes hacen acordar a cualquiera de estos dos platos clásicos por aquellas latitudes. Como se prepara? Primero hicieron un panqueque en la plancha. Sobre el panqueque pusieron repollo, brotes de soja y puerro. Arriba muy prolijamente cubriendo todo, pusieron fetas de panceta. Dieron vuelta todo para que quede la panceta tocando la plancha, que estaba bien caliente. Aparte, arriba de la plancha pusieron unos fideos que estaba previamente hervidos y suponemos que serian de arroz por lo blanquito de los mismos. Ahí hicieron un circulito con los fideos y dejaron que se quemaran un poco; que hicieran costra de un solo lado. Después pusieron el pastrocho anterior, encima de los fideos. Hicieron un huevo a la plancha del mismo tamaño de circunferencia que lo anterior. Dieron vuelta lo anterior y pusieron el huevo encima. Terminándolo arriba con una salsa dulzona y luego le pusieron una queso y una especie de pastito (tipo perejil picado pero era otra cosa). Luego lo sirvieron en un platito y pa troden! La verdad que muy rico!! Van fotos. 

Itsukishima Shrine

Respecto al lugar que fuimos hoy, Miyashima, es una isla con muchos templos y lugares interesantes para ver. El primero y mas importante e interesante de ver es Itsukishima Shrine. Este lugar tiene la particularidad de que esta al borde del agua y cuando crece la marea, queda casi que flotando. Cuando la marea baja, se puede acceder desde la playa y tener vistas diferentes del lugar. Ademas, frente a este hay un enorme Torii o puerta naranja de madera, grande grande. Es como el símbolo de la zona. El lugar es precioso de ver y recorrer, mas si ademas es el primer día que vemos el sol por mas de 3 horas seguidas!! A pesar de los miles de turistas que deambulaban por el lugar nos dimos manía para sacar alguna fotito y luchar con los ciervos del lugar.

Si si… dije luchar con los ciervos. El problema es que dichos bichos están sueltos por todos lados. Son un animal silvestre pero ademas sagrado. Gracias a eso y a que los turistas les dan de comer cualquier cosa, a pesar de que hay carteles por todos lados de que no lo hagan. las criaturas de dios estas son mas atrevidos que loro de kilombo y se te vienen encima para que les des de comer. Si no les das, te buscan y te buscan, te persiguen y hasta te meten el hocico en los bolsillos de la campera o mochila buscando comida. Comida que puede ser pan, galletas, un metro de pizza o un papel de un folleto. Hasta tela comen los  muy guachos. Hoy mientras intentaba sacar una foto, tuve la mala idea de agacharme sin darme cuenta que uno de los ciervos andaba sonseando por ahí. De pronto escucho que Ana grita “no! no no no!!.. salí de ahí!” Yo sentía que había como un movimiento extraño en mi espalda. Cuando me doy vuelta ahí estaba el chiquilin masticandose mi mapita. Ahí le pegue cuatro gritos y le zamarree el mapa. Estuve a punto de darle un coscorrón pero seguro que ni se iba a inmutar. No pasaron ni 2 minutos y otra vez. Me estaba comiendo el mapa que me lo había puesto en el otro bolsillo y tenia toda la cabeza metida en el mismo. Que densidad por dios! Me tuve que sacar el mapa y ponérmelo… bueno, después les cuento.

Por la tarde subimos al monte Misen usando el teleférico X2. Esto es, llegas a un punto,caminando como chancho, hasta donde comienza el teleférico, para subirse a uno y luego, cuando uno cree que termino, engancha con otro para finalmente llegar a la cima. Que no es la cima tampoco. Hay que caminar unos 500 metros para llegar a la cima. Cosa que no hicimos porque llegamos hasta la mitad de dicho recorrido, a los pedos y sudando como si estuviéramos en el medio del desierto del Sahara, a pesar de que corriera un chiflete de frío por todos lados. El tema es que esos 500 metros no son en un trayecto plano sino que hay que subir y bajar como 15 escaleras de piedras y caminos no muy accesibles que digamos. Ademas de todo esto, teníamos hasta las 17:30 de la tarde para ir y volver sino nos dejaban allá arriba y había que volverse caminando sino. Como podrán ver por las fotos, eso no era una alternativa a no ser que nos pusieran en una pelota y alguien nos atajara allá abajo. El lugar mas alto al que llegamos fue unos pocos metros mas arriba de los 434, pero la cima del lugar si la hubieramos alcanzado estaba a mas de 500 mts!

Monte Misen

Igual pudimos apreciar una vista imponente de la bahía de Hiroshima y sus múltiples islas. La luz y el clima había cambiado bastante y parecía que se venia la lluvia nuevamente. Por suerte no fue mas que un ratito y nos dejo volver sin mojarnos por fuera también. Al llegar allá abajo, volvimos a pasar por el templo y sacar mas fotos del torii grande al atardecer. El viento había comenzado a soplar y por un momento me pareció sentir la presencia del Pingüino Frescacho pero por suerte fue solo un falsa alarma. La cosa se animo y no paso nada mas ;) La marea había bajado aun mas y lo que por la mañana era una zona pequeña de la playa frente al templo, ahora había mas de 100 metros y se podía llegar hasta el Torii mismo caminando. El atardecer no fue el mejor pero por lo menos cumplimos con uno de los objetivos del viaje. Visitar este lugar increíble! Van fotos también.

Arigató gozaimastá muchachen!