Travel Blog

On this place you will be able to read my adventures during different travels my wife and I have done through out the years. 

Spoiler alert: For now, Spanish version only.

Cuentos del 23 de Abril - Se va, se vaaa, se fue!

Bueno, se va la última… y adentro!

Hoy fue nuestro ultimo día en actitud 100% turismo de recorrida. Quiero decir, sin tener otras actividades como aprontar las valijas, pensar que metro nos vamos a tomar o a que hora y por que puerta sale el avión. Eso será tema para mañana. 

Templo de Sengakuji - 47 Ronin

Hoy empezamos el día, que como la ley de Murphy estipula claramente éste era soleado a pleno y muy caluroso, arrancando para el barrio de Shinagawa. Cerca de la estación con el mismo nombre pusimos rumbo al templo de Sengakuji, el cual tiene la particularidad de que fue construido para honrar a los caídos en una película de Keanu Reeves. No es que el actor libanés, exitoso en Hollywood y conocido en todo el mundo, sea tan importante aquí. Es que hace aproximadamente un año hizo una película basada en un hecho real ocurrido en Japón. La película se llama “47 Ronin”, tiene toques fantasiosos per muestra como se manejaban los samurais y la lealtad a su maestro, senior o como se llame. Básicamente la historia dice que estos 47 de estos botijas lucharon en apoyo a su maestro, un día fue traicionado, se calentaron porque además le pegaron al perrito“bobby”y le rayaron el auto y fueron a la guerra. Luego fueron apresados pero reivindicaron a su senior supremo y por eso además se voletearon todos juntos entre si, en una gran“harakikri party”.Terrible onda tenía la movida esa que hicieron. Por eso y en honor a su sacrificio y lealtad, hicieron el templo este que visitamos hoy. Tomá pa vos y tu tia Gregoria. 

Templo Raro

De ahí, salimos raudos y veloces rumbo a Roppongi, mas precisamente a la estación Akabaneabashi. No se preocupen en pronunciarlo bien. Nosotros lo repetimos durante toda la mañana y nunca la dijimos bien. Pum para arriba! Cerca de ahí, nos dirigimos a otro templo que teníamos en la lista para ver antes de irnos. Este lugar lo habíamos visto en unos videos y tiene una forma rara… Muy rara. Para decir la verdad, no estábamos muy seguro si era templo, embajada, local bailable o fabrica de pelúcas. Su diseño era tan volado que dijimos “hay que sacarnos la duda de que sorongo es!”. 

Al llegar, sacamos muchas fotos de todos los ángulos y formas, y seguíamos sin saber que era. Luego de un buen rato de estar ahí, escuchamos un sonido como si fuera un enjambre de abejas asesinas. Muy extraño el sonido. Paramos un poco mas la oreja y descorchamos la cera de los oídos y pudimos entender que era gente “resando”o haciendo reverencias a algo o alguien. Meditando podría haber sido otra opción. La opción de templo se hacia mas fuerte. Seguimos dando vueltas y recorriendo y finalmente encontramos en un pequeño cartel, en comparación al tamaño del lugar, que decía que era un templo muy importante y que era Budista. En su salón principal, tiene capacidad para mas de 3500 personas sentadas y muchas mas instalaciones que no vale la pena repasar. Lo importante es que era grandísimo. Lo malo es que la parte mas interesante que era el interior del mismo, no se permitía fotografiarlo. :(

Tokio Tower

Nos alejamos unas cuadras de ahí y llegamos a la Torre de Tokyo, la cual fuimos divisando y fotografiando durante todo el camino de ida al templo. Ya la habíamos visitado la vez anterior, así que decidimos no repetirla por dentro pero si hicimos una recorrida por sus alrededores. Además, utilizamos sus instalaciones gastronómicas para cumplir como se debe con la correspondiente colación. Al poco rato ya estábamos de salida rumbo al observatorio del World Trade Center. Dado que el día ayudaba con su claridad y luz, era un momento interesante para subir sus 152 metros de altura y ver toda la bahía de Tokyo y sus alrededores desde lo alto. La vista preciosa. Los 50 grados de temperatura detrás de sus vidrios era mas que mágica. 

Estuvimos poco rato y metros y trenes de por medio nos dirigimos a la zona de Ikebukuro; lugar pendiente desde la otra visita y que básicamente no teníamos ni la mas pálida idea que podía ofrecernos como turistas. Igual nos adentramos en la zona. Al comienzo bastante tranquila, cerca de la estación de trenes, cosa que no se da en ningún lado. Será asi pensé yo. Además eran cerca de las 5 de la tarde y quizás los gurises están en la escuela, las doñas estarán escuchando la quiñela o todos estarán mirando la novela. No se. Empezamos a caminar y a encontrarnos poco a poco con mas y mas movimiento de gente en bares y restaurantes de todo tipo. Había hasta bares de chiquilinas tailandesas y otras nacionalidades que ofrecían servicios de… Continuamos un poco mas y finalmente llegamos a donde se corta el bacalao; donde esta “la cream de la cream”. Pipí cucú! Cientos de miles de personas caminando por todos lados, cruzando las calles y dando vida a una zona que no me la esperaba tan agitada. Terminamos llegando hasta un edificio grande llamado Sunshine City que descubrimos es un mega shopping, con muchísimas tiendas y lugares para comer. 

Ya se nos había hecho medio tarde y teníamos que emprender el retorno para encontrarnos con Luciano y Cecilia en Roppongi para degustar nuestra ultima caminata y cena juntos. No me pregunten a donde fuimos porque dimos muchas vueltas por aquí y por allá. Pasamos por muchas callecitas y avenidas con comercios, bares, restaurantes y parques a cual de ellos mas interesantes y atractivos. Nos decidimos por un boliche llamado “La Pausa”. A pesar de su nombre ninguno de sus empleados hablaba ni medio de español y con suerte tres cuartos de inglés. Igual, con el lenguaje universal de la seña mas la experiencia de nuestros anfitriones pudimos ordenar una variedad de platos para amenizar una mas que disfrutable velada de despedida.

Godzilla ataca en Roppongi

Se hicieron casi las 11 de la noche y el cocinero que se ve que se quería ir pa’la casa a mirar Telenoche Ultima Edición, nos hizo seña que ya estaban cerrando. Creo que le vi que también desenfundaba una espada samurai o katana por si nos quedaba alguna intención de demorar nuestra estancia además de quererse pelar como un ajo!

Caminamos otro poco mas con rumbo a la estación y ahí nos despedimos. Entre una vorágine de gente en curda que venía de todos lados nos dimos el adiós y el volvernos a ver en unos meses en Montevideo de nuevo. Volviendo al asunto del pedo azulado, al japonés, luego de salir del trabajo, parece que le gusta irse a tomar alguna con los muchachos de la oficina. El tema es que son poco tolerantes a los efectos del alcohol en sangre y se maman con la etiqueta de la botella de cerveza. Desde hace días que hemos venido viendo a varios en el metro o en la calle, sentados hechos crema. Hombres y mujeres. Anoche nos cruzamos a uno que no se decidía si nos pasaba por la derecha, por la izquierda o si se tiraba contramano en el trafico por la calle. Haciendo zigzag es poco. Que pedo que te agarraste papi!! Hoy no fue la excepción. Lo bueno que son de los borrachos tranqui que se duermen parados igual y no joden a nadie.

Para finalizar y definir nuestro campeonato de pelotilladas debo poner sobre la mesa un caso mas para ser considerado en el tanteador. Hace unos días queríamos sacar plata de un cajero automático. Ya lo habíamos hecho la vez pasada y en este viaje lo hicimos reiteradas veces. Mas o menos son siempre iguales los cajeros y las opciones, pero de tanto en tanto puede haber algún cambio o diferencia en el proceso. Los cajeros que sirven para hacer extracciones son los que están en los supermercados 7Eleven. Hay en muchas partes del mundo y aquí, en Japón, son como las kioscos de revistas; hay uno en cada cuadra. El asunto es que entramos y fuimos a sacar con mi tarjeta. Mas bien fui yo a sacar con la tarjeta. Ana observada de lejos. Me paro frente a la máquina y de pique era diferente. Bastante diferente. Pero no con opciones diferentes; el aparato era de forma rara. Poco usual. Le miraba y le miraba y no me daba cuenta por donde meterle la tarjeta. Por allá prendió una lucecita y pensé que era por ahí. No tampoco. Que raro, el ancho de las ranuras era mucho mas grande que el de una tarjeta. Como para meter..una hoja. Miraba y miraba y hasta tuve la intención de levantar una tapa que tenía. Mire por el costado y tenía ranura para monedas o billetes. Mmmm… Pero yo quiero hacer un retiro, no un deposito de los ahorros de la chanchita. Como sorongo es!!?!?!? A lo que escucho de lejos que Anita me dice “Seguí pal fondo que atrás esta el cajero!.. eso es una FOTOCOPIADORA!”AAAAHHHHH…Con razón lloraba el nene. Punto de pelotillada enorme a mi favor y creo que decisivo para definir el campeonato. Ustedes deciden!

Mañana estaremos emprendiendo el viaje de retorno al paisito querido. Con ganas de seguir de joda pero con la satisfacción de haber conocido muchísimos lugares increíbles, pasados por agua. Con muchos cuentos y anécdotas, muchas de las que compartí ya aquí, y con muchas fotos.. muchísimas fotos. Muchas mas de las que alguna vez pensé me iba a dar el ojo y el dedito para apretar y capturar la escena. En fin. Ya vendrá el próximo. Habrá que empezar a planificarlo. Eso si..en cualquier época menos en Marzo o Abril, porque el que se atreva a mencionar que Marzo o Abril son los mejores meses para salir de vacaciones y que el clima es precioso, lo pico en cubitos con una katana! jajajaj

Arrivederchi!!