Travel Blog

On this place you will be able to read my adventures during different travels my wife and I have done through out the years. 

Spoiler alert: For now, Spanish version only.

Cuentos del Jueves 2 de Abril

Troooopa tropa tropaaa!!

Que dize, que quenta m´iijo!?

Nosotros destrozados, aniquilados de caminar y caminar recorriendo esta muy bonita ciudad con cada vez mas cosas curiosas e interesantes que hemos ido descubriendo poco a poco.

Hoy arrancamos (medio tarde pa´mi gusto) rumbo al Parque Namsan, dado que el clima aparentaba a que iba a ser benevolente con nosotros una vez mas. Lejos de estar acertado, lo que comenzó mas o menos, siguió en mejorías de a ratos para luego decantar en una catarata de pingüinos, ta para la tarde noche metropolitana.

En el parque antes mencionado, se encuentra la torre Namsan o torre N, bastante lógico como podrán deducir. Esta torre no es ni la mas alta de Asia, ni la del mundo ni por asomo. Simplemente es la que tienen los coreanos y esta en este cerro. A la misma se accede por teleférico y para llegar al mismo hay que patear de lo lindo por una subida matadora. Empezar la mañana así la verdad que daban ganas de volverse. Que manía que tiene esta gente de hacer todo arriba de cerros, colinas o repechos. Y como si esto fuera poco, ademas a todo le meten escaleras. Muchas con escaleras mecánicas pero la mayoría sin. 

Namsam Park Tower

Teleférico mediante llegamos a la cima del cerro y a la base de la torre. Miles de personas sacando fotos del hermoso panorama montañoso que rodea la ciudad… tapado por una bruma lechosa mortal. Las nubes amenazantes de lluvia iban e venían, dejando paso de a ratos de hermosos rayos de sol que avisaban: toy acá, pero hoy… ni en figuritas! Dimos una breve vuelta y nos decidimos a subir. Llegamos 237 metros mas arriba para apreciar aun mas el paisaje urbanizado rodeado de montañas, con algún pico a lo lejos que mostraba aun unos toques de nieve (con el ojo de lince que tengo yo). 

Ahí tuve que sujetarla a Anita porque casi en un arrebato hace un berrinche y pone una queja en Atención al Consumidor de vistas panorámicas porque los vidrios tenían una grela interesante. Creo que tenían hasta cachos de frutas y algún que otro limpia vidrios pegados a estos. Que mugre mamita! Si a esto le sumamos la niebla que había, iba a estar lindo pa sacar alguna fotito decente. Y bue, es lo que hay valor.

Un buen rato después y varios metros mas abajo, continuamos rumbo a una zona que vimos desde lo alto y entre los cachos de naranja de los vidrios de la torre. Este lugar se llamaba Namsangol y contiene una villa histórica  coreana tradicional. En definitiva, muchas construcciones de casitas con el estilo bien definido y con su mobiliario original. Algunas de las construcciones no eran originales pero eran copias basadas en otras que hubieron en la zona. La verdad que muy lindo de ver lastima que la lluvia estaba al golpe del balde.

De ahí nos fuimos a  la zona de Dongdaemun. Aqui, hay otra de esas mega puertas enormes, que formaban parte de la muralla de la ciudad, junto con un pedazo de muralla original a un lado. Aquí el transito estaba medio relajado y nos costo llegar a donde queríamos para sacar algunas fotos. A esta altura la lluvia ya había comenzado en forma de garúa; no jodía mucho pero marcaba presencia. 

Decidimos caminar rumbo al mercado callejero de Dongdaemun cuando escuchamos un mega ruido. Yo la mira a Anita y ella me respondió : debe ser un avión. A no ser que ese avión se hubiera enterrado de pico, eso era un trueno salado, de acá hasta Pando (y eso que queda lejos mismamente). 

Mercado_Dongdaemun

Ya bajo agua bastante interesante, caminamos por las callecitas recorriendo las tiendas y mini mercados de comida. Hicimos varias cuadras sin darnos cuenta y entramos en otro mercado techado pero que era muchísimo mas grande que los otros vistos antes. Era enooorme. Muy pintoresco y variado. De todo!  Desde cosas para alpinismo, ropa, telas, chucherías hasta comida de cualquier cosa. Muchas de esas :cosas: vivas. Se largo un mega chaparrón que casi no nos escuchábamos entre nosotros por el ruido del lugar y por el sonar de la lluvia en el techo que calculo era de chapa.

Empezamos a volver porque queríamos ver un edificio muy moderno que estaba en la zona llamado Dongdaemun Design Plaza. Durante todo el camino, la lluvia fue intermitente pero cuando arrancaba eran cataratas de pingüinos con baldes en la mano. Imponente como llovía. Hicimos nuestra parada para merendar casi que obligados por el clima, con esperanzas de que parara en algún momento. Hora y media después las esperanzas se habían ido por el alcantarillado que llevaba los miles de litros de agua caída en ese rato. Que clima HDP!!

Igual decidimos animarnos y volver a mojarnos para ver el famoso edificio. Su forma es muy curiosa e interesante. Además esta construido en algún material similar al aluminio pero que tiene partes transparentes y es iluminado desde adentro con luces de varios colores. Muy loco pero espectacular a la misma vez. Cruzamos y dimos una vuelta, puesto que dentro tiene muchas tiendas de cosas simples del hogar o del uso diario pero rediseñadas y muy originales. Algunas espectaculares como un banco o taburete hecho en cartón corrugado que soporta una persona de 120 kgs. Además te lo dan desarmado y no es mas grande de una plancha de cartón de 1 metro cuadrado. Imponente. De esas cosas cientos.

Dongdaemun Design Plaza

Al querer volvernos casi que tenemos que cruzar en transatlántico porque por la forma del edificio, hacia cataratas y charcos que eran casi lagunas por la lluvia. Nos tomamos un par de metros y volvimos a escurrirnos un poco.

Como anécdotas curiosas de hoy nos pasaron dos cosas:

1) Uno de los metros que nos tomamos hoy iba mucha gente. Muchisima. Fuimos casi todo el recorrido parados frente a un grupo de señoras de 50 y tantos que iban de grandes charlas (todas locatarias). 

En un momento dado se bajaron todas menos una sola que quedo frente a nosotros. Ahí, levanto la vista y nos miro. Sin mediar palabras hizo unas señas para que Ana se sentara junto a ella, donde había quedado un lugar libre. Ana hizo cara de gracias pero no. La razón era que en la parada siguiente nos teníamos que bajar y no valía la pena ocupar el lugar. 

En ese momento tuve una regresión a mi infancia. A la época cuando iba a la escuela, que recibía ordenes de la maestra y por mas que uno quisiera hacer otra cosa, eso no iba a suceder. Se hacia lo que la maestra decía. 

La doña en cuestión la tomo a Ana del brazo y la mando a sentar, sin chistar y calladita la boca. Te me sentas ahí porque yo lo digo carajo! Ana se sentó. Fin de la discusión. 

Yo iba frente a ellas con la mochila que minutos antes Ana había dejado en el piso. La doña me miró y pronta para disparar su segunda orden me revoleó el dedito diciendo :le pasas la mochila a ella que la lleva en la falda:. Yo dije que no. Gran error! La doña se agachó, agarró la mochila y se la zampo a Anita en la falda. Fin de la discusión. Anita quedo colorada como huevo de ciclista mirando para abajo, y tentada de la risa. Yo miraba para el otro lado porque estaba apunto de largar la carcajada. Conclusión, la señora era o fue maestra y nosotros sus educandos.

2) Hoy de tarde,mientras merendábamos y esperábamos para que parara la lluvia, a mi me vino sed. Busque y busque pero en ningún lado tenían agua para ofrecer. Esto es común en muchas cafeterías y restaurantes. Te dejan una jarra con agua y vasitos y vos te servís todo lo que quieras. No encontré así que le dije a Ana: capaz que voy hasta ahí (la cafetería donde habías comprado la merienda) y si no tienen agua, compro una botella. Fantastico! me dijo.

Fui, busque y no encontré. ¨A por el agua en botella¨ me dije. Había una muchacha atendiendo y le hice la morisqueta de que precisaba algo. Vino y me miro. Yo le dije ¨water¨, apuntándole con el dedito las botellas que tenia en la vitrina. ¨Ma-ka tedo¨ me dijo en coreano (macanudo calculo yo). Yo pulgar para arriba contestándole al de ella que me hacia la unidad. ¨Si quiero una botella de agua¨. Me mostró la caja registradora el costo de ella. 

Miré y para mi decía 980 kwons que es mas o menos 1 dolar. Ta bien pensé. Le di un billete de 10 mil. Me devolvió 500 kwons. Volví a mirar y pensé ¨pah.. me esta carneando, un poco cara pero bue, ahora ya esta!¨. Le pague y la flaca se dio media vuelta y no me dio nada; se puso a hacer otra cosa. ¨Que chota¨ pensé! no me va a dar la botella!?!?!, mah si!, me la saco yo¨. 

Manotee la botella de 500 ml y me fui. Al llegar a la mesa le comento a Ana y le deje mis sensaciones sobre el asalto que creía haber sufrido por el agua. Me miro como para carnearme y me dijo ¨calculo que si, te mataron. Mostrarme el ticket¨. Lo analizó, lo reviso; le hizo la autopsia básicamente. Agarro el celular y le saco una foto. Pensé ¨me va poner en Facebook como el pelotillas del año y a la mierda campeonato en la primer fecha del pelotillas del viaje! No podes!¨. 

Buscó y gracias al tío Google encontró la respuesta, traductor mediante. Ahi vi que cambio su cara de rezongo a cara de estarse aguantando la carcajada. ¨Que paso?¨ le pregunte. ¨jajaj, sabes lo que compraste por 9500 kwons?… una Rainbow Cake!¨. Mi cara de sorpresa cambio cuando recordé que la flaca al momento que me cobro, saco una torta de colores de la vitrina, encima de donde estaban las aguas y se puso a hacer algo. Finalmente Ana me dijo ¨se la compraste a la flaca esta? es una chota. No entiende nada. Yo los cafés se los compré al muchacho que entiende todo!¨. Fantástico, con el diario del lunes es facilísimo. De cualquier manera, la flaca me debe estar buscando para darme la famosa torta Rainbow, con un agua menos en su stock y yo con varios puntos encabezando el campeonato de pelotilladas del viaje. Chapon!

Arrivederchi ragazzi!